Personas en bicicleta

A través de las aficiones de cada uno también podemos conseguir mejorar nuestra memoria y evitar la mala memoria asociada a la edad. La lectura de revistas, por ejemplo, nos ayudará a fijar la atención en temas amenos. Ver un poco la televisión también puede ser positivo, porque mantiene nuestros sentidos en posición de alerta, aunque siempre sin abusar. También es interesante participar en actividades culturales, como el cine o el teatro, la visita a los museos o la asistencia a charlas.