Tú puedes

No sólo aporta beneficios comunicativos, también está demostrado que agiliza nuestro cerebro. Las personas bilingües tienen más materia gris que las que sólo entienden una lengua. Además, tienen más habilidad para realizar más de una tarea, porque tienen más desarrolladas las zonas cerebrales implicadas con el razonamiento, la memoria y la planificación. Aprender otro idioma es bueno para los niños porque mejora el funcionamiento del cerebro, pero también para los adultos, en los que tiene el mismo efecto positivo. La edad no importa.