Memoria: primeros signos de alarma del deterioro cognitivo

La memoria funciona como las capas de una cebolla

Seguramente más de una vez te has preguntado cuándo debes preocuparte ante un olvido o un fallo de memoria. ¿Cuál es la línea que separa el simple despiste de los albores de un deterioro cognitivo? El psicogerontólogo Miguel Ángel Maroto, que dirige la red Ahoracentros, nos da las pautas para saber diferenciar entre ambas situaciones.
 

¿Cuáles son los primeros signos de alarma de la pérdida de memoria?

Hay que distinguir entre olvidos “benignos” y otros que revelan un problema más grave, como por ejemplo que la persona pregunte lo mismo varias veces pero sin tener la noción de haberlo hecho antes. Lo que es normal es preguntar por algo y no retener la respuesta, pero cuando lo no se recuerda el haber preguntado segundos o minutos antes, es momento de consultar con el médico. Es una señal para que suenen todas las alarmas.

Muchas veces la familia no se percata de lo que sucede. Por ejemplo, en la enfermedad de alzhéimer, el paciente es consciente de lo que le pasa en las primera fases pero desarrolla –tanto él como la familia– una serie de mecanismos de defensa para tapar o justificar los olvidos y despistes: los nervios, el estrés, la depresión…
Signos de alarma del deterioro cognitivo


¿Cómo confirma el médico el deterioro cognitivo?

El médico de cabecera lo que suele hacer es que el paciente pase un Mini mental, que es una prueba estandarizada: son preguntas muy básicas con un punto de corte (23-24 puntos) y si no se llega a ese punto de corte ya se tienen sospechas de deterioro cognitivo. Este test se aplica en unos 15 minutos y puede ser que haya casos que se escapen al diagnóstico, sobre todos los momentos muy incipientes del deterioro cognitivo. Normalmente si este test lo detecta, el deterioro cognitivo se puede comprobar simplemente hablando con el paciente: seguro que falla en orientación espacial y temporal, se equivoca con la fecha, se ha perdido al ir por recorridos conocidos…
 

Paradoja: “¿Por qué solo me acuerdo de cosas de hace mucho tiempo?”

El problema se produce cuando la estructura normal del sueño se encuentra alterada, por ejemplo con despertares frecuentes y ruptura de las fases y ciclos de sueño. Si el origen de esos despertares es crónico y de difícil solución -como tener un bebe que duerme mal, cuidar a alguien aquejado de alzhéimer o tener que levantarse para ir al baño- el tiempo total que se pasa dormido en fase REM será menor y esto ocasionará problemas serios de atención y memoria a medio plazo.
 
Carmen Arnanz