La falta de sueño perjudica la memoria y el aprendizaje

Recuperar sueño mejora las conexiones neuronales

Un sueño reparador no sólo es necesario para estar físicamente bien, sino que también es fundamental para mantener la actividad cerebral en buen estado. De hecho, científicos de las universidades de Groningen y Pennsylvania han hecho público un estudio en el que sostienen que dormir cinco horas menos puede alterar la memoria y el proceso de aprendizaje.
 
La falta de sueño perjudica la memoria y el aprendizaje

Esa falta concreta de sueño conduce a la pérdida de conectividad entre las neuronas del hipocampo, una región del cerebro asociada con el aprendizaje y la memoria, según la investigación publicada en la revista “eLife”.

La memoria se vería alterada por esos cambios en la conectividad entre las sinapsis, estructuras que permiten a las neuronas intercambiar información. Para llegar a esta conclusión, los investigadores observaron en cerebros de ratones el efecto que provocaban breves periodos de sueño sobre las estructuras de las dentritas (prolongaciones ramificadas que salen del cuerpo de una neurona y que sirven como receptores de impulsos nerviosos).
 

Memoria, sueño y conexiones neuronales

Mediante el método de “tinción con plata de Golgi” (un procedimiento histológico que revela la morfología neuronal completa en tres dimensiones) pudieron observar la longitud de las dentritas y descubrieron que la privación del sueño reduce de forma muy significativa su densidad. Concretamente afecta a la longitud y a la columna vertebral de las dentritas que pertenecen a las neuronas de la región CA1 del hipocampo, su área de mayor tamaño.

La falta de sueño, explican los investigadores, es un problema común en la sociedad que tiene graves consecuencias para la salud, el bienestar general y la función cerebral. No se conocen las razones por las que la carencia de sueño afecta de forma negativa al cerebro, pero esta investigación revela la importancia de la capacidad de la red neuronal para adaptarse a esa pérdida.

A pesar de esas alteraciones que se producen por dormir poco, los científicos destacan que las conexiones neuronales se restauran cuando se recuperan varias horas de sueño, por lo que las personas pueden prevenir estos efectos sobre el cerebro mejorando su descanso.