¿Puede evitarse la pérdida de memoria en el Alzheimer?

Una investigación del CSIC logra que ratones enfermos conserven recuerdos


Evitar la pérdida de memoria en el Alzheimer

La pérdida de memoria es uno de los síntomas característicos del Alzheimer. Afecta de manera diferente a cada individuo y en distinto grado, pero se considera una de las señales más comunes de esta enfermedad. Se olvida información recién aprendida, fechas o eventos importantes, se pide la misma información repetidamente o se depende de notas o dispositivos electrónicos para ayudar a recordar y a veces de otras personas para hacer cosas que antes uno hacía solo.

Un reciente estudio de investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha abierto una nueva vía de intervención terapéutica para evitar la pérdida de memoria en enfermos de Alzheimer y ha encontrado un mecanismo que consigue que ratones enfermos conserven sus recuerdos.

En la investigación, publicada en la revista “Nature Neurosciencie”, han participado miembros del CSIC de las Universidades del País Vasco, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Las técnicas empleadas en la investigación han conseguido que ratones enfermos de Alzheimer conserven la memoria, un hallazgo que hace albergar esperanzas para los pacientes afectados por esta demencia.
 

Bloquear la pérdida de conexiones neuronales

Uno de los efectos del Alzheimer es la alteración en la plasticidad sináptica. Las neuronas se comunican entre sí con conexiones sinápticas en las que estas células cerebrales intercambian información. Estas conexiones no son estáticas, sino que se modulan según la actividad o experiencia previa de las neuronas. Es lo que se conoce como plasticidad sináptica y constituye un mecanismo fundamental para el aprendizaje y la formación de la memoria, tanto en el ser humano como en el resto de los animales.

Las alteraciones en la plasticidad sináptica provocan dificultades en la formación de la memoria, como ocurre en el Alzheimer.

La investigación del CSIC ha descubierto que en el Alzheimer la plasticidad sináptica está alterada por una proteína originalmente descrita como un supresor de tumores denominada PTEN. Uno de los agentes patológicos de la enfermedad, el beta-amiloide, envía PTEN hacia las sinapsis de forma excesiva, lo que desequilibra los mecanismos de plasticidad sináptica y dificulta la memoria, explican los autores del estudio.
 

Vía de intervención para enfermedades mentales

Utilizando ratones, los investigadores han desarrollado una herramienta molecular que bloquea la llegada de PTEN a las sinapsis. De esta forma, se consigue que las neuronas sean resistentes al beta-amiloide y que los ratones enfermos de Alzheimer conserven la memoria.

Los autores afirman que se trata de una investigación de ciencia básica con modelos animales, pero que contribuye a diseccionar los mecanismos que controlan las funciones cognitivas y orienta hacia posibles vías de intervención terapéutica para enfermedades mentales en las que hay un funcionamiento defectuoso de estos mecanismos.
Intervención para enfermedades mentales
 

Carmen Arnanz