Diagnóstico de deterioro cognitivo o demencia

Hacer planes, ejercicio físico y seguir con la mente ocupada

Una vez que se realizan la pruebas ante las sospechas de deterioro cognitivo o demencia, esperamos, expectantes, los resultados. Un buen diagnóstico es la clave para tratar adecuadamente cada enfermedad. Lo mejor es seguir teniendo una vida social activa que nos obligue a relacionarnos con los demás e interesarnos por las cosas.

 

Cuándo hablamos de deterioro cognitivo leve


Un examen médico, incluida una evaluación mental, pueden ayudar a diagnosticar un problema más serio de memoria, como un deterioro cognitivo leve o una demencia.

El equipo médico puede revisar el historial médico de la persona, el uso de medicamentos con y sin receta, la dieta, problemas médicos anteriores y el estado general de salud. Puede incluir análisis de orina y sangre, pruebas para memoria y lenguaje e incluso un escáner cerebral.
 
Diagnóstico de deterioro cognitivo o demencia
 

Uno de los problemas de memoria que pueden sufrir las personas mayores es el deterioro cognitivo leve. Sus síntomas no son tan severos como los del Alzheimer y las personas afectadas pueden realizar sus actividades diarias con normalidad.

Entre las señales de este trastorno destacan:

  • La pérdida frecuente de objetos
  • El olvido de eventos importantes o citas
  • Los problemas para encontrar las palabras adecuadas al hablar

No todos los afectados por el deterioro cognitivo leve desarrollan Alzheimer, aunque algunos sí lo hacen y los científicos tratan de determinar los motivos. Actualmente, no existe un tratamiento estandarizado para este trastorno, aunque se hace un seguimiento periódico de estos pacientes.

Cuando nos enfrentamos a demencia y Alzheimer

No se trata de una enfermedad en sí misma, sino de un conjunto de síntomas causados por ciertas enfermedades, como el Alzheimer. Con la demencia se pierde la capacidad de pensar, de la memoria y de razonar hasta el punto de que la persona ve afectada seriamente su habilidad para realizar sus actividades cotidianas.

Entre los síntomas de demencia puede incluirse:

  • No recordar cosas
  • Repetir la misma pregunta o la misma historia varias veces
  • Perderse en sitios conocidos
  • No poder seguir instrucciones
  • Desorientación en el tiempo, sobre personas y en lugares
  • Descuido de la higiene personal, la seguridad y la alimentación

El Alzheimer y la demencia vascular son dos de las formas más comunes de demencia en personas mayores.
 

Cuando nos enfrentamos a demencia y Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer provoca cambios en las células nerviosas de algunas partes del cerebro que terminan con la muerte de un gran número de ellas. Los síntomas van apareciendo lentamente y van empeorando de forma continua.

Los olvidos leves pasan a ser con el tiempo problemas serios al pensar, al reconocer a familiares y amigos, al realizar tareas cotidianas o al manejar dinero. La persona afectada termina necesitando cuidados y atenciones completas.
 

La demencia vascular termina con la muerte del tejido cerebral debido a accidentes cerebrovasculares o cambios en el riego sanguíneo que llega al cerebro. Los síntomas pueden variar, pero suelen empezar de formar repentina y pueden afectar a la memoria, el lenguaje, el razonamiento y la coordinación. También pueden aparecer cambios en el estado de ánimo y de la personalidad.

Como no es posible reparar el daño causado en un accidente cerebrovascular, es importante acudir al médico inmediatamente, así como tomar medidas para prevenir futuras recaídas.