Deterioro cognitivo leve: lo que debes saber

Es clave detectarlo cuanto antes y empezar el tratamiento


Una de cada cinco personas mayores de 65 años sufre deterioro cognitivo leve. Y una de cada diez, pasará de esta situación a tener alzhéimer.

Sólo en 2014, más de 300.000 pacientes empezaron a sufrir una demencia en nuestro país. Estos son algunos de los datos puestos sobre la mesa en las II Jornadas sobre Deterioro cognitivo leve de la Fundación Vianorte-Laguna.

Deterioro cognitivo leve: lo que debes saber
 

Cómo enfrentarse al deterioro cognitivo leve

Hoy vivimos en una sociedad cada vez más envejecida. La capacidad de la memoria va disminuyendo con la edad y el deterioro cognitivo leve está frecuentemente asociado a esta circunstancia. Aunque puede haber individuos que conserven una memoria y unas facultades intelectuales muy buenas durante toda su vida. Pero muchas personas o una gran mayoría sufren una pérdida o alteración de la memoria asociada a la edad, lo que podría ser un paso previo a sufrir una demencia.

Los expertos de Neurex, centro especializado de rehabilitación neurológica y fisioterapia, explican que las personas que sufren deterioro cognitivo leve (DCL) se pueden desenvolver en su vida de forma independiente, aunque empiezan a tener problemas de memoria. Y muchas veces este deterioro es la antesala de sufrir una demencia.

Aunque en la actualidad no tenemos un tratamiento curativo, sí disponemos de herramientas que pueden frenar o mitigar el avance del deterioro cognitivo, y evitar o retrasar una demencia. Para ello, es esencial detectarlo cuanto antes, realizando una valoración neuropsicológica. Y tras esto empezar su tratamiento para que la persona que lo sufre pueda mantener el mayor nivel de autonomía posible durante mucho tiempo.

 

Qué es la estimulación cognitiva

Denominamos estimulación cognitiva a todo un conjunto de actividades orientadas a mantener o mejorar las funciones cognitivas de las personas, es decir las funciones superiores  del cerebro como pueden ser mejorar la memoria, el cálculo o la realización de funciones ejecutivas y todo ello, vincularlo con la vida cotidiana.


Qué es la estimulación cognitiva

Para los profesionales de este centro de rehabilitación neurológica y fisioterapia, se pueden entrenar todas estas funciones, además de enseñar estrategias y técnicas de memoria para mejorar la autonomía del individuo. Todas estas tareas no se plantean de forma aislada, sino con un significado para la persona porque se relacionan con tareas de la vida cotidiana del paciente:
 
  • El cálculo se realiza con el manejo del dinero en euros.
  • Se trabajan recorridos y desplazamientos en los transportes públicos en metro o autobús que el paciente en su vida cotidiana va a utilizar.
  • Lo mismo ocurre con la memoria: se mejora utilizando recetas de cocina o trabajando el control de la medicación que el paciente necesita tomar con sus dosificaciones y horarios.
 

Deterioro cognitivo leve: primeros síntomas

Los primeros indicios de deterioro cognitivo leve que debemos tener en cuenta, tanto pacientes como entorno familiar pueden ser las siguientes situaciones:

  • Mostrar dificultad para recordar nombres de personas conocidas.
  • Tener más problemas para encontrar las palabras adecuadas (el síndrome de "tener la palabra en la punta de la lengua").
  • Problemas para realizar tareas que ya se conocen.
  • Desorientación espacial: perderse en rutas habituales (por ejemplo, perderse por el barrio).
  • Desorientación temporal (no saber en qué año, día o mes estamos).
  • Extraviar cosas.
  • Pérdida de interés y desidia por la realización de aficiones o actividades que antes se realizaban.
  • Olvidarse de citas o fechas programadas como citas médicas o cumpleaños familiares.
  • Dificultad para aprender cosas nuevas.
  • Observar una tendencia al aislamiento.

Gema Moreno