Alimentos que cuidan la memoria y previenen el deterioro cognitivo

El consumo de omega 3 puede proteger contra la demencia

No todas las grasas que contienen los alimentos perjudican la salud. De hecho, una dieta baja en grasas puede contribuir a deteriorar la memoria. Diversos estudios sugieren que una alimentación que contenga niveles adecuados de ácidos grasos insaturados puede proteger contra el deterioro cognitivo y de la enfermedad de Alzheimer. Se trata de habituarse a tomar una dieta mediterránea, que destaca por sus beneficios para el cerebro y la memoria.

La clave está en el tipo de grasa que se tome y que debe formar parte siempre de una dieta que pueda considerarse saludable. De hecho, según explican los especialistas de la clínica de prevención de Alzheimer en el Weill Cornell Medicine de New York, lo saludable que resulte una grasa para el cerebro es diferente en cada persona y depende de su alimentación.
Alimentos que cuidan la memoria
 

Beneficios y perjuicios de las grasas para la memoria

Las grasas pueden ser beneficiosas o perjudiciales y existen un grupo de ellas sobre las que se necesitan estudios más profundos porque no se tiene la suficiente certeza de sus efectos sobre la salud humana. Las poliinsaturadas y las monoinsaturadas son grasas que se consideran fundamentales para prevenir la pérdida de memoria. Sin embargo, otras como las trans, que se encuentran en alimentos procesados, bollería industrial, pastelería o palomitas de microondas, son perjudiciales. Respecto a las grasas saturadas existen datos contradictorios.
 

Cuál es la dieta para prevenir el Alzheimer

Los estudios que maneja esta clínica estadounidense muestran que las dietas que contienen niveles adecuados de grasas insaturadas pueden prevenir las demencias y el Alzheimer. Es el caso de las grasas poliinsaturadas del grupo omega 3, fundamentales para el crecimiento y el desarrollo del cerebro, así como para que este realice adecuadamente sus funciones, tanto en adultos como en niños.

Un consumo de los ácidos omega 3 docosahexaenoico (DHA) y eicosapentanoico (EPA) juega un papel fundamental para mantener un equilibrio adecuado entre los omega 3 y los omega 6, que actúan de manera diferente en el organismo, por lo que los expertos reducir su ingesta.

Si se quiere mantener equilibrada esta proporción, es recomendable consumir pocas grasas vegetales ricas en omega 6 (presente en el aceite de maíz, girasol o soja, entre otros) y evitar o reducir los alimentos procesados que contiene omega 6 y también grasas trans.


dieta para prevenir el Alzheimer
 
En resumen, una alimentación basada en una dieta mediterránea puede ayudar a proteger el cerebro y evitar o retrasar el deterioro cognitivo. La dieta debería ser rica en:
  • frutas y verduras
  • cereales integrales y legumbres
  • pescados grasos ricos en omega 3 como salmón, trucha, atún, caballa o sardinas tomadas al menos una o dos veces por semana
  • el aceite de oliva virgen extra también es muy recomendable