Dr. Emili Ros: “La dieta mediterránea, puede prevenir el deterioro cognitivo”

Alimentos clave: aceite de oliva virgen, frutos secos y omega 3

 
Endocrinología y Nutrición hospital clinic

Entrevista al doctor Emili Ros.

Miembro del servicio de Endocrinología y Nutrición y jefe del equipo Idibaps (Hipertensión, lípidos y riesgo cardiovascular).

Coordinador del estudio "Mediterranean Diet and Age-Related Cognitive Decline: A Randomized Clinical Trial", que demuestra que la dieta mediterránea tiene beneficios en la prevención del deterioro cognitivo.

Hospital Clinic de Barcelona

La dieta mediterránea demuestra su utilidad para prevenir retrasar el deterioro cognitivo, tal y como se desprende de un estudio, derivado del ensayo Predimed (Prevención con Dieta Meditarránea), y publicado en la revista “JAMA Internal Medicine”. Se ha seguido a 447 pacientes durante cuatro años, suplementando su dieta mediterránea con frutos secos y aceite de oliva virgen extra, tal y como detalla el Dr. Emili Ros, del Hospital Clinic de Barcelona, y coordinador de este trabajo. El resultado es que esta dieta específica mejora las funciones cognitivas de las personas mayores de 60 años.

 

¿Qué tiene la dieta mediterránea que no tengan las demás para prevenir el deterioro cognitivo?

 
Fundamentalmente el aceite de oliva virgen y el vino. Aunque en la investigación que acabamos de hacer en 447 personas pertenecientes al ensayo Predimed (la cohorte principal son casi 7.500 pacientes), había dos alimentos suplementados en la dieta mediterránea: aceite de oliva virgen extra y frutos secos, los dos ricos en polifenoles antioxidantes.

Creemos en la teoría prevalente sobre deterioro cognitivo y demencia, que se basa en que hay más oxidación en el cerebro, por lo que dieta antioxidante, la mediterránea, podría contrarrestarlo.
Dieta mediterránea prevenir el deterioro cognitivo

Hay otras dietas parecidas a la mediterránea que también son saludables, (por ejemplo la llamada dieta prudente o la dieta DASH, que controla la tensión arterial, incluso la vegetariana), pero no tienen el componente de vino tinto con las comidas ni del aceite de oliva virgen.

En el caso de las dietas bajas en grasa, también se ha demostrado que son menos beneficiosas que la mediterránea, porque suben la ingesta de azúcar al incrementar los hidratos de carbono. El azúcar es peor para la salud que la grasa. Por ejemplo, en las últimas décadas en Estados Unidos ha ido bajando la ingesta de grasa a la vez que aumentaba la de hidratos de carbono, por el miedo a que la grasa de la dieta fuera mala para la salud. Sin embargo, esto no ha evitado una epidemia de obesidad y diabetes, relacionada en gran parte con los azúcares de la dieta. Aparte de la falta de ejercicio, la obesidad se desarrolla en un contexto de dieta alta en azúcares, no en grasa.

 

¿Tiene que ser necesariamente aceite de oliva virgen extra?

Sí, aunque sea un poco más caro, porque es el único que contiene polifenoles. El aceite común refinado no los tiene, sólo se encuentran en el “zumo” del aceite, es decir, la variedad virgen extra. Merece la pena que las personas mayores lo consuman todos los días y con profusión.
 

El estudio concluye que el aceite de oliva virgen mejora las funciones ejecutivas del cerebro (capacidades para aprender) y los frutos secos, la memoria…

Es cierto, esos son los resultados que obtuvimos en el estudio. Pero creemos que si hubiéramos utilizado cantidades mayores de ambos alimentos en las dietas del estudio, los resultados habrían sido muy similares para ambos aspectos: habilidades ejecutivas (rapidez para pensar o actuar) y memoria. Y si unimos los nutrientes de ambos alimentos en una dieta normal podemos ayudar muchos a mantener en buen estado nuestra función cognitiva.
 

¿Ha de tomarse la mezcla 30 gramos de nueces, almendras y avellanas que usaron en el estudio?

Estudio de cognición sólo con nueces
No necesariamente, esta es una mezcla que podríamos denominar “políticamente correcta”. Las nueces, por ejemplo, provienen de los productores de California. Pero como en España se producen almendras y avellanas, decidimos incluirlas también en el estudio.

Pero sí es cierto que las nueces son especiales. Todos los frutos secos mencionados contienen ácidos grasos insaturados, polifenoles, calcio y magnesio… Pero las nueces tienen, además, el ácido alfa-linolénico, que es el omega 3 vegetal. Aunque se sabe menos de este tipo de ácido omega 3 que de los omega 3 marinos creemos que actúan de modo similar.

Ahora estamos haciendo un estudio de cognición sólo con nueces. El grupo que estudiamos consiste en unas 700 personas de 72 años de media, a las que seguimos desde hace dos años con una dieta de nueces frente a una dieta control; terminamos de realizarlo a finales de año. Y tenemos que hacer todos los cálculos antes de publicar el “paper” (estudio científico).
 

¿Alimentos con omega 3 de otro tipo son también recomendables?

Sí, claro, es el caso del pescado azul y el marisco, por ejemplo, que contienen omega 3. Recomendamos tomar este tipo de pescado al menos dos veces por semana. En nuestros pacientes del estudio Predimed, con una edad media de 67 años, vimos que no tomaban poco pescado, más bien al contrario, lo cual es un hábito muy saludable. Esto debe servir de ejemplo para todas las personas mayores.
 

Carmen Arnanz