Hacer ejercicio ayuda a mantener el cerebro de los mayores

Beneficios incluso cuando existe deterioro cognitivo leve

Hacer ejercicio físico proporciona múltiples ventajas tanto físicas como psicológicas. El deporte practicado de forma regular es aconsejable a cualquier edad, siempre que sea adecuado para cada uno. También para las personas mayores.

Un reciente estudio refuerza los beneficios de practicar un ejercicio moderado y constante y asegura que si se practica de forma regular puede ayudar a proteger el cerebro de las personas mayores e incluso puede llegar a revertir el deterioro mental.

Hacer ejercicio ayuda a mantener el cerebro de los mayores

 

Para llegar a estas conclusiones los investigadores de la Universidad de Maryland (Estados Unidos) observaron a 34 personas inactivas entre 61 y 88 años de edad y les prepararon un programa de ejercicios que incluía andar en una cinta motorizada con intensidad moderada 4 veces a la semana durante 12 semanas.

 

Mejor salud física y mental

 

Este ejercicio mejoró la salud cardiaca y pulmonar de los participantes un promedio del 8%. Pero además, los escáneres que se les realizaron mostraron cómo había aumentado el grosor de su corteza cerebral (la capa externa del cerebro que normalmente se reduce por efecto de la enfermedad de Alzheimer).
 


Aquellos que presentaron las mayores mejoras de su condición física también mostraban el mayor crecimiento de su corteza cerebral. Además, el engrosamiento de la corteza se observó tanto en las personas con buen estado de salud como en las que ya presentaban un deterioro cognitivo leve (característico del estado temprano de Alzheimer), por lo que los investigadores sostienen que el ejercicio físico se asocia con beneficios en el cerebro.

 

Mejoría cuando ya hay deterioro leve


El deporte puede ayudar a revertir la neurodegeneración y la tendencia del cerebro a encogerse que se observa en las personas que presentan principio de Alzheimer, explican los expertos que han participado en el estudio. Muchos piensan que cuando una persona muestra ya síntomas de deterioro de memoria es demasiado tarde para intervenir y conseguir resultados positivos. Sin embargo esta investigación sugiere que el ejercicio puede tener un beneficio claro también en la etapa inicial del deterioro cognitivo.

Los autores del informe explican que su estudio sirve de punto de partida, pero son necesarias más investigaciones para determinar si la actividad física moderada puede retrasar o revertir el deterioro mental y ayudar a las personas a mantener su independencia mientras envejecen.

 


Carmen Arnanz