Deterioro cognitivo: médicos formados para un diagnóstico precoz

También los farmacéuticos pueden ayudar a detectar casos

médicos formados para un diagnóstico deterioro cognitivo
Los médicos de Atención Primaria deben aprender a conocer y distinguir los síntomas tempranos de deterioro cognitivo, que no siempre son claros. Y la mejor herramienta del médico para conseguirlo es la formación.
 

Evitar perder el tiempo con citas médicas

Cuanto antes se identifique a los pacientes con deterioro cognitivo, antes comienza el tratamiento y los cambios en el estilo de vida. Los primeros síntomas de la enfermedad también ponen en alerta a los familiares, que tomen conciencia de la nueva situación.

Otra ventaja de diagnosticar el deterioro cognitivo de una forma temprana es evitar al paciente el peregrinaje entre especialistas: neurólogos, especialistas de unidades de Riesgo Vascular…
 

Más seguridad para el enfermo

Otro beneficio de un diagnóstico precoz es la mayor seguridad del paciente en situaciones comprometidas o peligrosas, derivadas de una pérdida progresiva de memoria. A partir del diagnóstico, estos pacientes deberán estar siempre acompañados. Es más, a menudo se produce el diagnóstico después de que el paciente experimente un episodio grave de desorientación: por ejemplo, se pierde a pesar de estar en su entorno habitual.

Con la atención temprana también es posible desarrollar programas de entrenamiento cognitivo, beneficiosos paciente, y cambios en la alimentación y estilo de vida que pueden retrasar algunos síntomas del deterioro cognitivo.
 

Cómo detectar los primeros síntomas

Las sospechas iniciales suelen alertar a los familiares y personas más cercanas al paciente. En la consulta de Atención Primaria, el médico dispone de algunas herramientas útiles y básicas para detectar, descartar o confirmar el diagnóstico, como la exploración, el examen clínico o los test de rastreo cognitivo.

Existen diversos test, pero no hay consenso respecto a cuál es el mejor, o qué requisitos deben tener. Los exámenes de cribado pueden ser “generales” si analizan las distintas funciones cognitivas y se obtiene una puntuación global. En este caso, los test se corresponden en la mayoría de las ocasiones con las pruebas diagnósticas. Por otro lado, los test pueden ser específicos si evalúan una función cognitiva en concreto, y corresponden a normas comparativas.
 
  • El “Mini-Mental State Examination” (MMSE) es uno de los test de cribado cognitivo más empleados por los médicos de Atención Primaria. Otros especialistas prefieren no utilizarlo porque le encuentran algunos inconvenientes, como el tiempo de realización, por ejemplo.
  • Otros test usados en Atención Primaria son el “General Practitioner Assesment of Cognition”, el “Mini-Cog” o el “Memory Impairment Screen”.

Ante esta falta de consenso en el diseño y realización de los test, el médico debe realizar una evaluación clínica completa, que sigue siendo la herramienta fundamental para diagnosticar los trastornos mentales.
 

El tiempo en consulta es también el principal escollo para hacer un buen examen clínico, porque la saturación de los centros de salud impide a los médicos dedicar a cada paciente el tiempo que necesita. Por tanto, el médico debe ajustar los minutos disponibles para obtener la máxima información posible del paciente.
 

Otra clave: la formación de farmacéuticos

Los farmacéuticos también están sensibilizados con el proceso del deterioro cognitivo y la progresiva pérdida de memoria.

De hecho, cada vez más demandan cursos de formación para familiarizarse con estas enfermedades. Las farmacias son muy accesibles para el paciente, y puede ser el primer lugar al que acude en caso de notar síntomas de cualquier enfermedad, incluidas las relacionadas con la salud mental. 

Por ello, desde las oficinas de farmacia se puede hacer una gran labor de formación y sensibilización del paciente, para que sea consciente de que al evitar factores de riesgo también puede detener o retrasar el avance del deterioro cognitivo.

El riesgo de tener deterioro cognitivo se asocia, por una parte, a los factores genéticos, que hoy por hoy siguen sin ser modificables. Por otra parte, los problemas asociados a la función cognitiva pueden tener su origen en causas ambientales, como la edad y el sexo, el nivel formativo, etc.
formacion farmaceuticos deterioro cognitivo

Los expertos han detectado factores prevenibles asociados con el estilo de vida como:
 
  • Sedentarismo
  • Escasa actividad intelectual
  • Falta de sueño
  • Ingesta de determinados fármacos
Por otra parte, se han identificado ciertas variables relacionadas con el riesgo vascular, como sobrepeso, la hipertensión arterial, la diabetes y la hipercolesterolemia.