Cómo prevenir el deterioro cognitivo

La vida sana es el mejor aliado de la memoria

Prevenir el deterioro cognitivo
Los expertos recomiendan mantener unos hábitos de vida saludables, mantenerse activo física e intelectualmente y acudir al médico ante los primeros síntomas de pérdida de memoria. Consejos que parecen muy simples pero que son complicados de seguir a diario.

Todavía no se conoce a ciencia cierta cuáles son las causas de la pérdida de memoria y el deterioro cognitivo. Los investigadores sospechan que los factores ambientales y genéticos podrían influir en la evolución de la enfermedad. Donde sí existe más certeza es en el campo de la prevención y el diagnóstico precoz del deterioro cognitivo.
 
  • La actividad física y mental, los hábitos de vida saludables y las relaciones personales favorecen la prevención y el retraso de la progresión del deterioro cognitivo leve.
  • El deterioro cognitivo leve suele aparecer entre los 60 y los 80 años, y las estadísticas indican que afecta a cerca del 20 por ciento de los mayores de 70.
  • La pérdida de la memoria puede ser consecuencia de los cambios que se producen en el organismo de las personas a nivel físico, psicológico y social.
     
La pérdida de la memoria y el deterioro cognitivo suelen estar asociados al envejecimiento de las personas; sin embargo, no todos los ancianos pierden la memoria o sus capacidades mentales. Y en ocasiones el deterioro cognitivo aparece en edades jóvenes.


Los expertos indican que la pérdida de la memoria puede ser consecuencia de los cambios que se producen en el organismo de las personas a nivel físico, psicológico y social. En muchas ocasiones estas circunstancias son inamovibles e irreversibles, pero siempre es posible tomar medidas a lo largo de la vida para evitar o retrasar el declive de las funciones cognitivas y la evolución de la pérdida de memoria.
 

Claves: leer, pasear, comer sano

La actividad física y mental, los hábitos de vida saludables y las relaciones personales favorecen la prevención y el retraso de la progresión del deterioro cognitivo leve.
 
  • No dejar la lectura. Por ejemplo, leer un periódico (o un libro) todos los días ayuda a mantener en forma la actividad cerebral.
  • Andar al aire libre. También es muy aconsejable dar al menos un pequeño paseo todos los días.
  • La dieta mediterránea ayuda. Mantener una dieta sana y equilibrada, rica en frutas, verduras, legumbre, aceite de oliva virgen y frutos secos.
  • Buena actitud. Intentar mantener una postura positiva ante la vida, evitando los pensamientos obsesivos y negativos.

Prevenir deterioro cognitivo: vida sana

Familiares, ojo avizor ante los olvidos

En este punto es crucial la información de la enfermedad que tengan los familiares y allegados del paciente. Si detectan los síntomas iniciales, podrán aconsejarle que acuda al médico para diagnosticar una posible dolencia.

La detección precoz del deterioro cognitivo y el tratamiento de la pérdida de memoria puede prevenir su desarrollo y evitar que desemboque en una demencia.

En muchas ocasiones es la propia persona afectada quien se presenta en la consulta de su médico para referirle fallos de memoria que evolucionan de forma progresiva.

En la consulta, el médico debe realizar al paciente una entrevista clínica para realizar una correcta valoración de su estado mental. Este primer examen incluye la evaluación de la capacidad cognitiva, la función ejecutiva y una valoración de su estado emocional. En el análisis del estado funcional del paciente se analiza la personalidad y la conducta, así como el grado de deterioro cognitivo y cómo le afecta para la realización de las actividades básicas diarias.

Eva Fariña